30 de abril de 2016

Reseña literaria. El asesino dentro de mí, Jim Thompson.

El poli que solía ser bueno. 

Autor: Jim Thompson
Año: 1952
Nº de páginas: 232 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: RBA LIBROS
Lengua: CASTELLANO

Sinopsis:
En Central City, una localidad petrolera al oeste de Texas, la vida era muy tranquila hasta que el sheriff adjunto, Lou Ford, a quien todos tenían por un hombre sin grandes luces, tranquilo y afable, empieza a experimentar recidivas de «la enfermedad» que le hizo cometer un crimen en su juventud.
Desde aquel entonces, el objetivo de Lou había sido afectar normalidad y ocupar sus noches en la compañía de Amy Stanton, una chica de buena familia, como él. Aunque en este libro Lou cuenta de buen grado su propia historia, que culmina en un orgiástico y feroz apocalipsis de sangre, y que comienza con las muertes de Joyce Lakeland, una mujer de dudosa moral, y Elmer Conway, hijo de un magnate, además del aparente suicidio del reo Jonien Papas, confesión tácita de su culpabilidad.



Jim Thomson ha hecho un preludio, de alguna manera, a otras novelas como Psicópata Americano y El oscuro pasajero. Escrita en la década de los 50, y ubicada en esa época nos habla de la vida del joven y admirado policía Lou Ford. Un hombre amable y educado, con una novia, un trabajo estable, ciudadano ejemplar, salvo por el hecho de que en realidad es un asesino con impulsos reprimidos. He aquí el nombre del libro, bastante acertado, te da una idea de lo que trata y por esa razón he leído la novela pero la portada no me gusta mucho que digamos, me hizo creer que era un western.

La historia inicia con Ford cumpliendo su trabajo, es enviado a echar una prostituta del pueblo y a partir de ahí se convierte en alguien irreconocible y da rienda suelta a los instintos más bajos que aguarda en su interior. Dado que el libro está narrado desde su punto de vista, podemos saber sus motivaciones (bastante retorcidas), sus planes, pensamientos y sobre todo, una perspectiva muy cruda sobre sus acciones. Lou no se toca el corazón, no le importa usar a las personas a su antojo, engaña, miente y manipula a su favor sin pizca de culpa alguna. Sin embargo, no se ensucia las manos y cuando lo hace, se cerciora de no dejar rastro.

Lou atribuye sus acciones a una “enfermedad” que de joven le hizo cometer un crimen, y su “enfermedad” ahora ha vuelto y  ya no puede contenerse.  Es muy difícil empatizar con Lou debido a la severidad de sus acciones. La novela está cargada de violencia desde psicológica y hasta física de manera muy directa. Para algunos es difícil de leer por todo esto, pero si sabes llegar al final disfrutas no de una historia de misterio e intrigas, sino de una historia sombría sobre como las personas menos esperadas pueden llegar a ser las más mortales. Es una metamorfosis de principio a fin, pero no viene de la bondad a la maldad, sino desde la maldad encubierta de cortesía hasta la maldad en su estado más oscuro.  El libro invita a la reflexión sobre la moralidad, porque aunque Lou es “malo” también ha hecho cosas “buenas”, o eso aparenta. Todo en este libro son apariencias.

Puede parecer un poco aburrida por el hecho de que empieza con un ritmo lento que mantiene en toda la historia, acerca de la vida diaria de Lou, durante toda la novela nos cuenta lo que hace todos los días, y nos va adentrando en su macabra mente y a medida que avanza la historia, más oscuros y tétricos nos parecen los pensamientos del joven Ford. No sabes en que momento la situación toma giros inesperados, y cuando estos llegan te asombras por las cosas que Lou puede llegar a hacer, de vez en cuando Lou nos hace saber algunas cosas del pasado que tendrán relevancia en la historia y que explican su comportamiento.

La narración es excelente y llena de detalles, te sumerge en ese pequeño pueblo de Texas, te lleva a ser testigo en primera fila de este infierno desatado.  Si se animan a leer el libro, estén dispuestos a todo. Para estar escrita hace más de 50 años, toca temas un tanto fuertes y de una manera muy convincente. Desconozco si fue censurada en su tiempo, pero con la adaptación que hicieron al cine, tuvo muy mala aceptación, y no porque la película sea mala, sino porque es completamente fiel al libro. Por lo tanto nos enfrentamos a una de esas obras que pueden gustarte pero terminas odiando al protagonista, y este es mi caso en particular.
¿Por qué leerla? Por lo que tú quieras, y si te gustan las cosas oscuras la vas a disfrutar bastante, si no, no es tu género, pero siempre es bueno explorar otros rumbos.
He de decir también que hay una edición que tiene ilustraciones sobre diversos acontecimientos de la novela, es de Bruguera Club del Misterio. Les dejó algunas de ellas que encontré en internet. (Créditos a quien tomó las fotos, que yo solo las comparto, están al final de la reseña).

Lo mejor: Lou y su mente siniestra.
Lo peor: Más bien es difícil. Tanta violencia explícita puede llegar a causarte repulsión.

Frases del libro.
Era así y no podía cambiar. Y de precisar un cambio de apariencia dudo que lo hubiera conseguido. Había fingido tanto tiempo, que ahora aquello era como mi segunda naturaleza.
Porque no hacen falta pruebas, ¿comprenden? No, tal como he visto proceder a la justicia. Basta con el soplo de que un tipo es culpable. A partir de ahí, si el interesado no es un pez gordo, el problema se recude a obligarlo a confesar.

Calificación:


OTRAS PORTADAS

ILUSTRACIONES DE LA EDICIÓN CLUB DEL MISTERIO



Reacciones:

0 comentarios: